Entrevistas

Andrés Wiese: “He hecho teatro para un público que en cantidad era menor que el elenco” [ENTREVISTA]

Andrés Wiese es uno de los actores más conocidos y pedidos en nuestro país, amante del teatro hace también televisión y cine. Ahora mismo en “Cebiche de Tiburón”, dirigida por Daniel Winitsky y en la que podemos ver a distintos actores mediáticos… y a Michelle Soifer. Recordemos esta entrevista realizada en la primera edición de nuestra revista física (2016) cuando era parte de la obra Full Monty.

ENTREVISTA Javier Merino

FOTOS Guadalupe Quispe

¿Qué edad tienes?

Yo tengo 32, este año cumplo 33 en diciembre (de 2016).

¿Cómo ves el panorama teatral?

Mejor que nunca. Yo creo que cada año se pone mejor en cuanto a oferta. En cuanto a la demanda creo que… es un trabajo duro y constante acostumbrar a la gente acá en Lima. Sobre todo que es donde se concentra la mayoría de los espectáculos teatrales. Todavía no nos podemos comparar con Bueno Aires o con otras ciudades sudamericanas que consumen mucho más teatro.

¿Y por qué crees que es eso?

Es un tema de idiosincrasia, de historia… de herencia-

No hay costumbre

Sí pues, no hay costumbre de ir al teatro. Cuando he tenido la oportunidad de visitar Buenos Aires, me he dado cuenta que así esté golpeada por la crisis, o pasando un mal momento social, su gente no deja de consumir su cultura. Hay cosas que no se dejan de hacer.

Allá un actor puede vivir del teatro.

Sí, puede vivir del teatro.

Vivir bien.

Sí… bueno, puede vivir tranquilamente. Allá, tanto la función de las 2 de la tarde como la de las 7 de la noche, están repletas. Es el sueño de todos de los actores.

¿En el Perú se puede vivir del teatro?

Yo creo que se puede pero hay varios factores en juego, no todas las salas son ‘‘calientes’’, no todas jalan mucho público… no tenemos tanto público para tantas obras que hay, pero sí es un buen momento para el teatro nacional, y se están haciendo obras espectaculares tanto peruanas como de afuera como es el caso de Full Monty, pero siento que no hay tanto público para toda esta oferta de obras. Sin embrago me parece positivo si haces un balance entre hoy 2016 y hace 10 años no había la cantidad de obra que se hacían, hay más salas, lo del Plaza Norte y este nuevo espacio tratando de descentralizar un poco es positivo. Ahora hay que acostumbrar a la gente en plaza norte comience a consumir teatro, tenemos que acostumbrarnos a consumir teatro.

¿Crees que es posible?

Yo creo que sí, quiero pensar que sí. Siento que de alguna manera soy un peón más, un peón del teatro que empuja el carro en esa dirección para que la gente consuma este tipo de espectáculos que le dan trabajo a mucha gente y que realmente son muy buenos espectáculos. En lima se está haciendo muy buen teatro, hay muy buenos actores, muy buenos directores… falta solamente acostumbrar un poco a la gente a que siento que ir al teatro es chévere.

¿Por qué crees Full Monty tiene tanta aceptación? Es muy difícil llenar un teatro y esto para lleno.

Sí, pero es que la historia es hermosa, yo creo que Full Monty–

Pero hay historias hermosas en los teatros peruanos y generalmente tienen la mitad de la sala vacía, o solo van unas cuantas personas. ¿A qué se debe este éxito? 

Yo creo que son varios factores. En lo personal creo que hay mucha gente que ha visto la película porque es una película que estuvo nominada y ganó varios premios Oscar. Yo la vi y creo que es una obra que suena, de arranque ya te suena… como ¡Mamma Mia!, como La Jaula de las locas…

Andrés Wiese / Café Society©

Comerciales.

¡Exacto! Que te suenan. En segundo lugar, el elenco que hay es maravilloso. Es un elenco que, es un lujo tenerlos, ¿no? Trabajar con Paul, Emilran, Renzo, Ricardo, Lucho… Toño Vega está en esta obra y Toño Vega es mi director en AFHS. En tercer lugar definitivamente hay una cosita con el baile, con el striptease, con el calateo, con lo que hacen estos personajes que también jala al público a ver este show porque la gente además de ver una obra de teatro viene a ver un striptease que es en lo que se convierte la obra y es un momento cumbre y hermoso para el público y para nosotros. Es fuerte, es mágico, en el escenario te sientes poderoso y es irónico porque estás sin ropa pero el poderoso eres tú que estás calato y esa es una cosita hermosa y la gente reacciona y te sientes por dos minutos el dueño del mundo.

LA TV Y EL DEBATE CULTURAL

Tú que estas en la tele, ¿crees que la tele deber servir para entretener o también crees que debería aportar cultura?

Yo creo que la tele debe ser una caja boba pero que ofrezca de todo: programas que busquen entretener, programas que busquen educar, y programas que busquen debatir. Creo que la tele es una cartera donde tiene que haber todas las opciones para que la gente en su casa pueda decidir lo que quiere ver.

Un poco difícil, ¿no?

Es difícil, yo trabajo en la televisión, yo me he formado actuando en televisión, no en teatro, sin embargo soy consciente que en la televisión se están haciendo cosas horribles. Y entiendo que lo que se busca es ganar dinero rápido y fácil, por esto hay muchas quejas y mucha reacción… sobretodo en estos años con la creación de las redes sociales en las que todos pueden dar su opinión: de que la televisión es una basura.

¿Estás de acuerdo con esa afirmación?

Yo creo que la televisión tiene mucha basura pero también tiene programas que no son basura.

¿Qué piensas de los chicos de los realities que incursionan en la actuación? Acá nomás, en esta obra, está Yaco Esquenazi que creo que incursiona por primera vez en el teatro. Hay mucho debate

Sí, de por sí hay un rechazo hacia los programas estos, a los chicos estos que, digamos, van en contra del perfil que los actores serios buscan: “Yo quiero que se hable de mi trabajo, de mi personaje, no de mi vida”. Y estos chicos se han hecho conocidos vendiendo su vida, ¿pero quién soy yo para decirle oye tú no puedes? Si el chico tal, quiere tomárselo en serio y se dedica a esto, ¿cómo no darle la oportunidad? Eso sí: que estudien, que se preparen. Porque es bien sabido que la carita y  la sonrisa te duran un rato, te abre puertas, pero no te mantiene adentro.

Pero siguen vendiendo su vida y quieren dedicarse a esto

Tienen que ordenarse. Porque sino empieza a haber incoherencias y la gente no es tan tonta, ¿no? Yo me paro en el escenario y respeto muchísimo donde estoy parado porque veo con quiénes estoy parado. Porque antes estaba en la platea viendo eso, y en la platea me he emocionado y he dicho “yo sueño con estar ahí”. Si estos chicos son honestos realmente quieren estar ahí por contar una historia, por disfrutar ese aplauso, por sentirse parte de un espectáculo, bienvenido sea.

Así no haya un gran pago…

En teatro me ha pasado, y muchos actores te lo pueden contar mejor que yo, he hecho funciones para un público que en cantidad era menor que el elenco. Y es duro, y recibir monedas y que te digan esto es lo que ha entrado es duro. Y verlo es duro. Pero creo que es parte de un proceso, creo que todos tenemos que pasar por eso, es como pagar piso.

Andrés Wiese / Café Society©

FORMACIÓN ACTORAL

¿Cómo llegas a la actuación?

En el colegio (Alexander Von Humbold) hice una obra de teatro. Fue mi primera vez en el teatro pero por acompañar a una novia, no porque a mí me mataba sino porque mi enamorada de ese entonces -caramba estaba muy enamorado (risas), tenía 14 años- hacía teatro. Era muy buena actriz y de acompañarla un día la directora me dijo: “¿oye no quieres hacer un papel chiquito?” Y lo hice por ella. Ahí fue la primera vez que conocí lo que era el aplauso y lo bonito que era decir mierda antes de cada función, y todo lo que se vive detrás de las patas como decimos nosotros y fue una experiencia alucinante pero no es que me haya marcado al punto de decir yo quiero seguir con esto. Hice esa obra y seguí con mi vida, estudié arquitectura y ahora vivo de esto.

¿Dónde te formaste actoralmente?

Cuando empiezo a actuar (La Pre) es por la televisión. A raíz de estar en la tv dije “¿dónde se estudia esto? Quiero ser mejor, quiero aprender”, porque yo era consciente que era muy malo al comienzo, no sabía hacía todo por intuición. Entonces a los 28 años entré al taller de Roberto Ángeles. Y gracias a Dios no he parado de hacer teatro, siempre he estado haciendo teatro en paralelo a la serie como he visto en varios grandes actores a los que admiro como Sergio Galliani, Yvonne Fraysinett y Bruno Odar, ellos nunca dejaron de hacer teatro. Llegaban cansados a la grabación, decían “ya me tengo que ir a función” y se iban a hacer teatro.

Acabas de hacer de filmar tu segundo filme: “Cebiche de tiburón”.  Entre estos mundos en los que has estado, ¿con cuál sientes más feeling?

Es que, sí pues, son mundos distintos. El teatro tiene algo que no tiene la televisión ni el cine que es el momento del vivo, lo que tienes que resolver ahí. La energía que se siente en tablas no lo voy a sentir nunca en el cine ni en la tele, esa energía no va a existir. En el cine, de lo poco que he hecho, me encanta porque es un trabajo súper minucioso, más a detalle. Es un trabajo que toma tiempo pero que se busca mucha más profundidad que en la televisión que es mucho más esquemática, más rápida.

Están el teatro, el cine y la televisión en el mar…

Hoy en día, el teatro. El teatro me hace sentir más vivo que otra cosa porque es esa presencia en el escenario que te hace decir: “¡carajo estoy vivo!”

Tu personaje no es el típico cliché homosexual, amaneradísimo. Está bien cuidado

Bruce para mí es como un niño. Es el que tiene más color. Yo lo trato de ver como que Bruce es una paleta de colores al costado de estos 5 amigos que son muy grises, muchos tonos de grises. Y si bien a mi personaje también le afecta la crisis, tampoco tiene trabajo, él ve la vida de una manera más positiva, él ve el vaso medio lleno. Bruce salpica alegría. Una referencia, y te vas a reír, es Tiger, el tigre de Winnie The Pooh-

¿Tiger es homosexual?

No (risas), pero sentía que tenía una energía de niño, saltarín, alegre y lo que era homosexual pasó para mí a un segundo plano en la construcción para no caer en el cliché de hacer del típico gay. Creo que no había que buscar por ahí. Lo otro era una característica más, el tipo es gay pero no pasa nada. Y lo bonito de este personaje es que Bruce se acepta tal y como es desde el principio de la historia. De arranque se acepta. Él dice, así soy yo, no he matado a nadie, yo ando feliz por la vida y me encanta porque la gente no sabe que el personaje lo es hasta un momento en donde lo confiesa.

Andres Wiese / Café Society©

DE TU INTERÉS

Joaquín Escobar: “En Lima hay pocos espectadores para tantas propuestas de teatro” [ENTREVISTA]

Eduardo Adrianzén: “La religión metida en política es la peor desgracia del planeta” [ENTREVISTA]

Lo más leído

Subir