Entrevistas

Bruno Odar: “Los mejores actores son los que se divierten en escena” [ENTREVISTA]

Podríamos nombrar decenas de las obras más importantes de la escena mundial en las que ha actuado. Es actor de televisión. Le encanta el cine, como actor –Octubre (Daniel y Diego Vega), Magallanes (Salvador del Solar)-, y como espectador. Es director de teatro y fundador de la escuela de actuación Diez Talentos (que por cierto cumple 20 años de vida). Filántropo de vocación, y filósofo casi a tiempo completo. Últimamente se ha convertido en un apasionado dramaturgo. Y lo que no puede dejar por nada del mundo es la docencia. Bromista, sencillo y directo. Así es Bruno Odar.

ENTREVISTA Javier Merino

FOTOGRAFÍAS Guadalupe Quispe

Bruno Odar / Café Society©

Bruno, ¿cuántos años tienes?

Cincuenta y dos.

Te pintas el pelo, ¿no? Di la verdad.

Te juro que no, a las justas tengo tres o cuatro canas.

La gente suele confundir al actor con el personaje, ¿qué tanto te pasa a ti?

Já, já, já, todo el tiempo. Me pasó bastante con el personaje de Luchito de Al fondo hay sitio y la gente me confundía tanto, que pensaban que me llamaba así. Este año intérprete el papel César en la telenovela Mi esperanza y eso ha hecho que la gente en la calle me salude con más respeto y que me llamen por mi nombre y apellido verdadero o en todo caso me digan “usted es el actor que hizo de Luchito pero que malo su personaje de César lo odio…” pero todo ello con un enorme cariño y eso me llena de alegría pues ahora siento que siguen al artista y ya no al personaje al menos a nivel televisivo.

EL MAESTRO

Oye, tú escuela ha crecido.

Siempre estamos tratando de mejorar. En la escuela procuramos que egresen  actores competentes en el arte escénico y para ello debe haber un cambio integral en el alumno ya que el entrenamiento que reciben es en base al estudio del comportamiento humano y eso hace que haya una meditación constante del Yo. Para mí un actor es un ser que observa, medita, imita, encarna libremente y se divierte en escena al hacer reír, llorar y /o meditar al espectador. Es un mago que entra y sale de la ficción y cuya magia deleita al público. El proceso en nuestra escuela consta de tres etapas: interpretación , profundización y experimentación. Todo el proceso es de un año y medio. Los cursos que dictamos son de actuación, entrenamiento vocal, corporal, historia del teatro y psicología para la escena. Este año cumplimos 20 años como asociación y 15 como escuela y para ello tendremos una ceremonia especial con alumnos, egresados, profesores y actores que forman parte del nuestra familia Diez Talentos este 13 de diciembre.

Cuando se hace una convocatoria, ¿pides a los postulantes que canten?

Así es.

¿Qué pasa si yo quiero ser actor pero no cantante?

Igual tienes que cantar. (ríe)

Pero, ¿si soy muy bueno actuando y muy malo cantando?

Aunque no lo creas todo buen actor canta.

Tú cantas.

Yo sí. Soy un actor que canta, pero no soy cantante.

¿Qué tan importante es la música para un actor?

El actor debe tener entrenado el oído para tener los ritmos bien definidos en los montajes que haga, eso es muy importante. La musicalidad del momento, si haces verso no es igual que prosa. A mí me pasa algo muy curioso con el canto, a mí me sirve llegar a las notas actuando, no a través de la lectura musical, sino actuando. Mientras más actúo y hago una serie de acciones físicas puedo llegar a la nota. El actor que canta es el que interpreta bien. Muchos dirán “mi voz es fea, no tengo oído”, pero en realidad es la interpretación la que te lleva a eso. Yo creo que cualquier actor que interpreta bien puede cantar bien, tienes a Joaquín Sabina por ejemplo, su voz es un desastre, pero interpreta que da miedo, y canta muy bien. Los mejores cantantes son los que mejor interpretan, los que la viven. Yo creo que el canto es una forma de ver qué tan buen intérprete eres dentro de la escuela.

Algo genial es que también enseñas historia del teatro.

Claro, porque es importante saber la historia del teatro peruano y latinoamericano. Creo que hay que investigar más sobre el teatro peruano. Insertarnos en todos los movimientos teatrales que hay en Lima. Lima es enorme y la conocemos muy poco culturalmente. Hay poca gente que hace labor social para crear mejores ciudadanos a través del teatro, del arte, hay toda una preocupación.

Debemos luchar contra la centralización.

¡Por supuesto! Debemos descentralizar el teatro en nuestra misma capital y en el país. No hay apoyo del Estado. Tú sabes la historia de Argentina, en la dictadura les quemaron un teatro y se juntaron todos los grupos de teatro contra la dictadura. Chile sí estaba jodido porque desaparecían gente. Los brasileños defendían a capa y espada su teatro, México hacía protestas; estos son los países más fuertes. El teatro lo han tenido desde siempre y ha sido una forma de unión. El teatro no es cualquier cosa, la actuación no es cualquier cosa. El alumno también sale con una visión de apoyo a su país, de trabajar por él. Porque acá hay bastante por hacer. Si queremos hacer crecer el público teatral en el Perú debemos comenzar por llegar a todas las provincias, unirnos, incentivar más los festivales y fortificar eso. 

“El teatro no es cualquier cosa, la actuación no es cualquier cosa. El alumno también sale con una visión de apoyo a su país, de trabajar por él”.

Bruno Odar / Café Society©

LOS MEJORES ACTORES

¿Qué es lo que nunca le debe faltar al actor, a la actriz, en escena?

Mira, al artista hay que enseñarle a que esté relajado en escena y para eso tienen que ver mucho los profesores. Un artista se desenvuelve mejor en un ambiente óptimo de juego, tú no puedes jugar en un ambiente hostil, donde de repente viene un profesor y te grita como en la película Whiplash, ¡de esa forma no se puede crear! ¡Es imposible! Yo podría resumirte la labor del actor en una palabra: juguemos.

Como cuando los niños juegan al lobo y a las ovejas.

¡Claro, los niños lo hacen! “¡Ya, yo soy el lobo y tú la oveja! ¡Tú eres el Llanero Solitario y yo soy Toro! ¡Ya, tú eres Batman y yo soy Robin!”. Y lo hacemos. Y no salimos del juego porque hemos quedado en la condición de que tú vas a ser Batman y yo Robin. Y no podemos romper ese juego hasta que la mamá viene y dice “ya chicos, vamos a almorzar”.

Podemos decir que la principal labor del actor es jugar.

Por supuesto. Los mejores actores son los que están en escena relajados. Los mejores actores son los que los ves respirar en escena, los que los ves jugar. Los mejores actores son los que se divierten en escena. A veces sucede que cuando vas al teatro ves a los actores pensar. Los ves pensando, ves demasiado cerebro, entonces tú ya no disfrutas como espectador. Entonces mientras el actor esté más relajado en escena -con relajado no quiero decir indisciplinado, sino que sea un buen jugador-, verás un mejor espectáculo. Un buen jugador de cartas, un buen jugador de fútbol, de básquet o de cualquier otro juego es bueno porque respeta las reglas y porque está relajado, ¿o no? Maradona era un gran jugador, un tipazo, y era relajado y respetaba, en la mayoría de lo posible, las reglas. Salvo la mano de Dios (risas). Los más sabios son los que juegan, los que están realmente en la cancha, en este caso en el escenario, y abiertos a las posibilidades, a las eventualidades que puedan ocurrir en escena y esas cosas tú las encuentras con la experiencia. Lo fundamental en los actores y actrices es que jueguen. Los buenos actores somos jugadores profesionales.

Esa es la técnica Odar.

Yo siempre les digo a mis alumnos yo podría resumir todo lo que es la preparación del actor en una palabra: jugar. Si juegas bien vas a respetar las reglas. Tienes que ser un buen jugador, una buena jugadora, la vaina es cómo. No quiere decir que porque tú haces danza teatro, vas a trasmitir algo falso. El público también debe conmoverse con lo que tú hagas en el escenario o delante de la cámara.

No importa la técnica ni a quién sigas.

Lo que te hace actor no es una escuela, lo que te hace actor es la experiencia. Ahora, obviamente, las escuelas son un entrenamiento, es como un futbolista, entras a la escuela y dicen este chibolo tiene talento para el fútbol y lo entrenas para que mejore, para que crezca pero en la cancha hay cosas que no le han enseñado, una cosa es la experiencia y otra cosa es la escuela. La experiencia no se puede enseñar, se vive.

¿El actor se hace o nace?

Yo creo que cualquier persona puede actuar. Todos nacemos actores, actuamos de diferente manera, ahorita actúas de diferente manera a como actúas en tu casa, o cuando estás con tu pareja o cuando eres profesor. Cuando soy profesor hago mis bromas, pero cuando no soy profesor, actúo diferente. Yo creo que son las dos cosas. De chico me gustaba jugar y disfrazarme, pero no era consciente que quería ser actor. No era consciente y si no hubiera entrado a la escuela -al TUC de esa época- no me hubiera dado cuenta. Fue como un encuentro conmigo mismo y a los 18 años dije “me voy a dedicar a esto, porque he descubierto que esto es lo que me gusta y quiero dedicar mi vida a esto, me vacila y siento que soy importante con esto”. En el primer año sentí que podía convencer a la gente, la gente me quedaba mirando cuando actuaba y yo decía “soy grande” (risas). “Puedo ser grande, me quedo acá”. Dieciocho años felizmente, habría sido lamentable que lo descubriera mucho más tarde. Obviamente tenía muchas cosas que hacer. Me faltaba experiencia, vivir también, pero lo que me impulsó a quedarme fue eso: darme cuenta de que ese era mi campo. En resumidas cuentas, creo que el actor nace y se hace.

Bruno Odar / Café Society©

DIRECTOR, ACTOR, MAESTRO Y DRAMATURGO.

Si tuvieras que elegir entre ser actor, director o maestro.

¿Solo uno? Difícil. Yo creo que como actor ya he hecho bastante. Así que me puedo relajar en ese aspecto, así que tendría que elegir entre director o profesor… pero es que me gusta escribir también (risas).

¡Cierto! También eres dramaturgo.

He escrito una obra que no se ha podido llevar a escena: Only the Lonely (Solo el solitario), es sobre problemas de pareja. Tenía una versión larga y una corta, pero eran como seis protagonistas hombres con sus respectivas parejas. Me basé en un libro de Rosa María Cifuentes (Cómo aman ellos), como punto de partida.

Bruno Odar / Café Society©

LA MUJER EN NUESTRA SOCIEDAD

Bruno, un tema que quiero tocar contigo es: La mujer. En La materia de los sueños haces bastante hincapié en la fémina. El Perú va a cambiar cuando se respete a la mujer.

No solo el Perú, el mundo. Eso es bien interesante. Yo soy medio loco, medio científico, me gusta filosofar. Cosa básica: la naturaleza. La mujer es una metáfora de lo que es la creación. Si tú quieres una mejor humanidad debes cuidar a la mujer y a la mujer se la debe cuidar porque es la encargada de traer nuevos seres al mundo, estos seres van a ser los futuros humanos que van a mejorar el planeta o lo van a desgraciar. Te puede salir un delincuente o un idealista, solidario, no sé. Pero, ¿cómo está el mundo, como está nuestra sociedad? Prende la televisión y a la mujer se le está atacando. No se dan cuenta de que la mujer es la columna de la sociedad porque es la que pare y, casi siempre, la que cría finalmente. Cuando alguien está en un hospital, a la primera que llaman es a la mamá, no al papá, porque hay un lazo especial entre madre e hijo. Yo creo que el planeta Tierra, no solo el Perú, va a ser un mejor planeta cuando a la mujer se le respete porque la mujer es especial dentro de la sociedad y de la naturaleza. Y la mujer debe aprender a respetarse, y el hombre, por su parte, debe aprender a respetar. Yo creo que eso es todo. Ves los diarios, ves las calles. ¿En qué es más grande un hombre que una mujer? ¿En la fuerza física? Y si yo te digo “a ver opérate y da a luz un hijo”. Estoy seguro que todos los hombres se morirían si tuvieran que hacerlo. Piensan que la mujer es débil pero está llena de fortaleza. Todo ser humano tiene una madre, sea o no biológica. Tenemos que empezar, como planeta, como sociedad, a levantarle la autoestima a las mujeres. Y si tenemos hijos hombres en las familias, enseñarles a respetar a sus hermanas, a las mujeres, a la madre, y los hombres deben ser conscientes de eso. Nos quejamos de que el planeta es un desastre, pero hay culturas que desgracian a la mujer. Como en Shakespeare en La Materia de los sueños: lo único que ha cambiado es la modernidad. ¿Qué le dicen a la mujer todos los días en la televisión? Estás vieja, estás gorda, no puedes envejecer. En todo el planeta Tierra hay una cosa de bajarse a la mujer. Comencemos a cambiar esto.

Algo que debemos tener claro es que el hombre no es igual a la mujer.

¡Eso! Lo que hay que aprender es que no somos iguales, y tenemos que aprender a respetarnos así. La verdad es que no somos iguales. El valor es el mismo, pero los hombres y mujeres somos distintos. Sean heterosexuales u homosexuales, la mujer es mujer y el hombre es hombre.

Bruno Odar / Café Society©

LA DISCRIMINACIÓN LATENTE

Debemos erradicar eso y la discriminación de cualquier tipo.

Me enoja cuando la gente discrimina. No puedo con eso, me pone de mal humor.

Eso pasaba con Magaly Solier, gran actriz, pero hay gente tan ignorante…

¿Puedes creer que eso siga pasando? ¿Por qué crees? Porque es la provinciana, la ayacuchana que triunfó y se fue a los Oscar. Cuando grabamos Magallanes un actor me dijo despectivamente “ah sí, Magaly Solier”. Y yo le digo “¿por qué hablas así de ella?”. “Es una estúpida”, me dice. “¿Por qué dices eso?”, le refuto. “Porque un periodista le pregunta ‘¿qué se siente trabajar con Damián Alcázar (Magallanes, 2015)’? ¿Y sabes lo que responde la idiota? ‘Damián va a saber quién es Magaly Solier‘”. “Oye, ¿qué tienes? Pero está bien pues -le digo- es una magnífica actriz”. Y me responde “¿pero qué se habrá creído esta cholita de mierda? Yo me quedé totalmente frío. Un actor, compañero de trabajo, también me dice “Magaly Solier no sabe actuar”. “¿Has visto sus películas? ¿Has visto Magallanes?”, le digo. “Es que Salvador (Del Solar) ha hecho un buen trabajo -me dice- no ha hecho lenguaje televisivo”. Le dije “anda a ver la película para que te quedes con la boca abierta, tremendo ignorante”. “Qué, ¿te has enamorado de ella?”.

Un tipo deleznable.

Y yo le contesto “no, pero sale muy guapa en la película. Es una chica linda. Mírala para que te quedes con la boca abierta”. Y actrices mediáticas también la atacan, se dice que no ha actuado, que no ha estudiado, pero sucede todo lo contrario. Ha estudiado actuación en Alemania. Pero Magaly dice “yo no tengo que decirle a la prensa eso. Hay mucha envidia acá. No tengo por qué decir ‘he tenido al maestro de actuación cinematográfica tal y de teatro tal‘. Nos sacaba la mierda (ríe). Se ha preparado. Es la actriz más exitosa del Perú. Hace películas todos los años, se va a Polonia, a España, se va a festivales. Dejémonos de discriminar, crezcamos. ¡Por favor!

Bruno Odar / Café Society©

COSTA, SIERRA, SELVA Y LIMA

¿Cuál es el fin supremo de la cultura?

En el caso de nuestro país creo que el fin supremo debe ser es aceptar como somos, creo que hasta ahora el peruano no se da cuenta de qué somos en cuanto a las cosas buenas y en las cosas que nos fallan como ciudadanos. Claro que el Gobierno tiene un papel importante acá. Yo, por ejemplo, cuando era chico y me fui a Europa becado supe que el autoestima del peruano era bajísimo, todo era Estados Unidos, Europa, cuando viajé me di cuenta que había talento acá. Ahora ya estamos mejor con la autoestima, pero nos falta un montón. Somos un país muy complicado geográficamente y a nivel de civilización. A nivel cultural el Perú se divide en Costa, Sierra, Selva y Lima. Hay mucha cultura, mucho que explotar.

ALGUNOS ALUMNOS EGRESADOS

Actores como Andrea Luna, Sebastián Stimman, Joaquín Escobar, Cristian Rivero, Emilia Drago, Macla Yamada, Eka Konycheva, Emanuel Soriano, Jesús Neyra, Gachi Rivero. Directores como Daniel Vega y Josué Méndez.

Bruno Odar / Café Society©

Lo más leído

Subir