Columnas

“Jim Carrey o la salud mental”, por Federico Abrill

JIM CARREY  O LA SALUD MENTAL

Siempre he sido fan de Jim Carrey.  Quizás por un tema generacional. Cuando era niño, “La Máscara” se volvió un clásico de la comedia farsesca… y gran atribución del éxito fue la curiosa, llamativa y exaltada personalidad de su protagonista. Pretender ser Jim Carrey o parecerse era una forma de asegurarse un foco de atención bastante considerable.

Poco a poco los roles que desempeñaba eran más oscuros. Quizás por la ligereza de aquellos que lo habían hecho reconocido. Poco a poco, Jim Carrey mostraba una visión 360 grados de su capacidad actoral. Sin embargo, siempre relacionábamos su personalidad con la de Ace Ventura.

El suicidio de la novia de Jim Carrey marca un después en la vida del actor. Se recluye por casi todo este periodo. Esta año lanza un pequeño corto documental. “I Needed Color”. Consiste en mostrar el trabajo artístico que hace a través de la pintura y la escultura pero sobre todo, el viaje que ha realizado a través de lo que hace. Tratar de encontrar un alivio, una liberación y una posibilidad de estar presente.

Jim le dice a una reportera. “No creo en los íconos. No creo en las personalidades”. Y es un caos. Miles de reportajes analizando el estado del actor, como si no hubiese podido superar la muerte de su novia. Sin embargo, cuando el cortometraje salió a la luz no fueron muchos los que le dieron foco a esa noticia. Quizás porque se trataba de un actor de personalidad vibrante mostrando un lado totalmente opuesto.

Luego, en respuesta a la entrevista, explica que detrás de los personajes que ha hecho, existe una idea muy superficial de quien es él. ¿Quién es Jim Carrey para el público? ¿Quién es Jim Carrey para mí? Si lo único que tengo como referencia es los personajes que él ha abordado. El reportero comenta que tanto Taylor Swift como Jim Carrey han muerto y todos estallan de risa. Inclusive yo. Pero luego pienso efectivamente… no lo conozco. ¿Por qué le debo exigir que se comporte de una manera?

¿Por qué reconocer solo algunos espectros emocionales y no todos? ¿Por qué el temor a los lados grises y oscuros? ¿Por qué el temor del comportamiento ambiguo? Y es que el tabú de la salud mental sigue siendo grande. Quizás Jim está en su mejor salud mental y esto es lo más cercano a un equilibrio mental y emocional que ha podido llegar. No siempre tu percepción es la que más vale. Finalmente tu percepción está armada de conceptos que escondes en tu cabeza.

Entonces… ¿Quién está mal? ¿Jim Carrey o tú? No creo que la respuesta está en escoger una opción. Es entender lo relativo de esta pregunta.  Y efectivamente. No existes hasta que existes.  En otra entrevista, él dice: La diferencia de mi casa con otra casa es un mundo de diferencia. No hay que tomarlo personal.  Y tal vez ese comediante tiene profundidad, aunque no lo quieras así, eso es lo que es.

Lo más leído

Subir