Entrevistas

Manuel Gold: ‘‘Entre cine, teatro y TV, lo que más disfruto es hacer teatro’’ [ENTREVISTA]

manuel-gold-cafe-society-peter-pan

A pesar de su saturada agenda, Manuel Gold nos concedió una jovial entrevista en donde nos habló sobre su amor por el teatro, su eterna afición por el cine y sobre cómo, casi de casualidad, la vida lo llevó a esta agotadora pero satisfactoria profesión.

ENTREVISTA Katya Anamaria

FOTOS Ángel Romero

La luz en el cerro se presentó en el festival de cine fantástico más importante del mundo, ¿cómo se enteraron que fueron elegidos para el Festival de Sitges?

Bueno yo me enteré por la página oficial de La Luz en el Cerro. Ricardo y el equipo siempre nos mantienen informados de la película o mandan mensajes al grupo que tenemos. Fue bacán porque se ha ido al festival de Montreal, ha tenido algunas funciones acá en el Festival de Lima, un par de funciones en Cuzco, donde se filmó la película y ahora se fue al Festival de Sitges que es el Festival de cine fantástico y horror más grande del mundo. Estoy contento porque a mí me gusta ese tipo de cine, es como algo subreal que una película en donde yo trabajé, se haya ido al festival de Sitges.

¿Qué tal la experiencia de trabajar en este thriller?

Mostro. Se filmó hace 4 años, en el 2012. De hecho, fue la primera película para la cual me convocaron. No fue la primera que filmé, pero si la primera a la que me convocaron. O sea mi primera propuesta para hacer cine fue La Luz en el Cerro. Y de ahí el rodaje se retrasó un poquito, bueno no se retrasó, sino que estaba planeado que sea mucho más adelante. De ahí filmé dos películas antes y esa fue la tercera, pero fue alucinante. Nos internamos un mes entero en Cuzco, en Marcapata, y ahí convivimos un mes mientras rodábamos. Un rodaje bien divertido, duro por momentos porque el clima es implacable. Teníamos noches de frío fuerte, lluvia, granizo. La sierra es impredecible entonces de pronto había un sol esplendoroso y había que parar un rato porque si no no iba a pegar, ahí el director de fotografía tuvo que hacer maravillas, pero toda la gente que trabajó en la película, espectacular. La gente de allá que trabajó con nosotros fue espectacular. Fue una experiencia mostra.

¿El 80% fue filmado en locación verdad?

Sí, una parte grabamos acá, que fueron partes de interiores en Barranco, donde grabamos las escenas de la morgue, todo eso. Pero allá fue el verdadero rodaje.

Has incursionado en casi todo. Televisión, cine, teatro hasta en series web. ¿En cuál te sientes más a gusto?

A mí siempre me ha gustado hacer teatro, me gustan las cosas que están pasando en tiempo real. Entonces yo disfruto mucho la energía del público, disfruto mucho de contar una historia de un tirón. Me meto y actúo durante una hora y media o dos horas que dure la obra, en cambio lo demás se hace por pedacitos. El cine tengo que hacerlo por pedacitos, que también me gusta, me gusta mucho. Son diferentes y a cada disciplina le tengo cariño, pero lo que yo más disfruto es hacer teatro. También me encanta hacer cine, todas las experiencias que he tenido en cine han sido positivas.

¿Eres un director de cine frustrado?

Cuando era más joven sí quería dirigir y estudié comunicación audiovisual, pero de ahí empecé a actuar. Me metí tanto en la actuación y me dio tanta satisfacción que dejé a un lado eso. No es que tenga un director frustrado (risas), aunque no descarto la posibilidad de volver a dirigir algo, como lo hacía en mis épocas de estudiante, pero no es algo en lo que esté enfocado ni sienta que no haya resuelto.

¿Cómo nació tu pasión por la actuación?

Aunque no lo creas, un poco de casualidad. Yo estaba en el taller de teatro del colegio -porque había que escoger un taller-, era un curso que teníamos que elegir y elegí teatro. Porque si, sin ninguna razón, me gustó. Entonces en el verano me metí a un taller de teatro para jóvenes y de pronto me fui metiendo a un taller más grande y la próxima vez a uno un poquito más grande, y así sucesivamente. Y de pronto Javier Echevarría, con quien había llevado un taller, me llama para estar en una obra de teatro, para esto yo estaba en quinto de secundaria, actué en esa obra que era producida por Preludio, luego me volvieron a llamar para hacer otra obra de teatro, la volví a hacer. De ahí me llamaron para hacer el casting de Los del Solar,  de ahí me llamaron para hacer una obra en la Católica con los alumnos del teatro de escénicas, la hice y dije “pucha me gusta actuar, voy a estudiarlo de manera más profesional mientras estudio comunicación audiovisual”. Estudié en el taller de Roberto Ángeles. Terminé ese año, luego tuve propuestas de seguir en el teatro y en la televisión y de pronto pasaron 10 años y a esto es a lo que me dedico (risas). O sea nunca hubo un momento en el que dije: ‘‘Mamá, papá, voy a ser actor”. Nunca fue una decisión a conciencia, ni un sueño que yo perseguí. Pero me he esforzado un montón. Cada vez que me he metido en un taller trabajaba hasta de manera poco sana, porque cuando me meto en el papel, me meto. Inconscientemente lo quería, pero en ese momento no era consciente de que quería ser actor.

Hablando de películas, todo el mundo sabe que te gusta el cine. Así que si tuvieras que elegir un director de cine, ¿a quién elegirías?

Bueno como a todos. Si tuviera que elegir un director… hay varios, pero me gusta Haneke (Michael), me gustan mucho sus películas como Funny Games, Caché, Benny´s video, La Profesora de Piano, Tiempo de Lobos. Sus historias son crudas y fuertes, y se atreve a poner imágenes brutales. Me encanta cómo construye los personajes y cómo lleva el ritmo de las historias. Me gusta, me creo todo lo que él pone y me generan emociones, yo no soy muy racional. Cuando veo una película conecto por el lado emocional, y este hombre me genera emociones.

“Yo no soy muy racional. Cuando veo una película conecto por el lado emocional”

Así como elegiste a un director, si tuvieras que elegir una película, ¿cuál sería?

Me gusta mucho Oldboy del director coreano Chang-Uk Pak, es una película donde meten a un hombre en un cuarto por 11 o 12 años y luego lo sueltan, y él no sabe por qué lo encerraron. Y bueno, es una historia de venganza. Es increíble la película, tiene una versión gringa, pero no es  tan buena.

¿Y si tuvieras que elegir a un actor o actriz?

Me gusta mucho Gary Oldman, es un camaleón, capaz de hacer de todo. De alguna manera, poco reconocida, porque no es una persona que tenga un Oscar, pero me parece increíble, un actor así que mezcla arte, oficio, maña, todo. Me gusta mucho en El Profesional, en El quinto elemento y Drácula.

Peter Pan es el sexto montaje que haces con Jely Reátegui. ¿Crees que es más fácil trabajar con personas con quien ya has compartido escenario?

Sí, claro. Ya nos conocemos, conocemos nuestra dinámica, cómo trabaja el otro, la energía con la que trabaja el otro, la disposición en el trabajo que tiene el otro, o sea, nos sentimos muy cómodos trabajando juntos, entonces cuando nos han tocado hacer escenas juntos casi no hay que hablar, no hay mucho que explicar, simplemente hacemos y nos entendemos en el escenario con una química especial.

Ahora estás haciendo dos obras “Hamlet” y “Peter Pan”, dónde interpretas por un lado a Rosencratz y en la otra al Capitán Garfio, dos personajes oscuros. ¿Cuál te divierte más interpretar?

Bueno los dos me divierten mucho. Garfio es un personaje con más posibilidades de exploración porque es un personaje más grande. En cambio Rosencratz es un personaje bien chiquito. Pero la he pasado bien creando con Andrés Salas esta dupla de amigos de Hamlet, pero a la vez, informantes del Rey y traidores, pero sin ser muy conscientes de ello, porque son personajes que divagan por el mundo sin rumbo fijo. Shakespeare los ha escrito así, como que nadie sabe muy bien para que son y es un personaje divertido para entender qué es y para qué existe. Bueno la verdad me divierto en las dos.

¿Tú crees que es más divertido interpretar al villano o al héroe?

Mira yo creo que siempre es divertido interpretar a alguien que hace cosas que tu no harías en la vida real. Por ejemplo, cuando era pequeño, cuando jugaba, no jugaba a hacer el niño que iba al colegio y hacia sus tareas, porque eso hacía en la vida real. Yo jugaba a ser el superhéroe o el malo. Entonces me parece muy entretenido interpretar a alguien que no sería en la vida real. No puedo ser un pirata malvado en la vida real, entonces me divierto haciendo personajes que sean diferentes a lo que yo soy en mi día a día.

¿Qué consideras tú que es lo primordial para poder ser un buen actor?

Mira no sé si lo primordial, pero si yo tuviera que dar algún consejo a alumnos de actuación yo les diría que sean sumamente responsables. Porque talento lo puede tener cualquiera, o de repente puedes ser un actor limitado, pero la responsabilidad es fundamental, porque muchos directores van a preferir trabajar con un actor que no será tan talentoso pero que está temprano en los ensayos, es chambeador, responsable, que no hace dramas innecesarios en los grupos a un actor o actriz que puede ser muy talentoso, pero es conflictivo, no se aparece, se pierde dos días. Entonces yo considero que ser responsable te dará el 50% de probabilidades que tengas éxito en tu carrera. Para resumirlo: Nunca faltes a un ensayo, no debes llegar tarde, trata bien a los compañeros en escena, no trates mal a la gente de producción, entiéndete con tu director, haz el trabajo llevadero.

¿Crees que es difícil desarrollarse profesionalmente como actor en el Perú?

Sí de hecho, cualquier disciplina artística siempre va a ser difícil desarrollarla. Afortunadamente estamos viviendo épocas donde los actores la tenemos un poco más fácil que generaciones anteriores, hacer teatro en los 80´s o 90´s, por lo que me cuentan mis colegas con más experiencia, era algo así como ir a la guerra y gracias a esas generaciones, la de Alberto Ísola, que lucharon por mantener vivo el teatro peruano, mi generación ahora puede tener lo que tiene. Somos capaces de hacer nuestros propios proyectos, hay un público interesado en el teatro, gracias al trabajo de generaciones anteriores. Y también la tenemos más fácil que otras disciplinas, como por ejemplo la danza, la cual en los afiches, las presentaciones son de solo 3 días, y han ensayado 2 meses, por lo cual no se les va a retribuir económicamente casi nada, entonces no puedo quejarme yo de estar dos o tres meses en un teatro, ya que se me retribuye. Ser actor no es fácil, pero hay personas que la tienen más difícil. Yo prefiero no quejarme.

“Ser actor no es fácil, pero hay personas que la tienen más difícil. Yo prefiero no quejarme”

¿Consideras necesario el apoyo  del gobierno para el desarrollo y crecimiento del arte y la cultura?

Definitivamente, porque es como si la cultura no importara. Es considerada un entretenimiento menor, cuando la cultura es parte de lo que somos siempre. Y a veces se cree que es suficiente apoyar a la cultura por hacer un show o un concierto una vez al año o auspiciarlo. Y no es así, debe haber una política cultural fuerte que incentive a la gente a ir a espectáculos culturales, donde se sienta que los jóvenes que quieren ser parte de esto no se están tirando a la piscina y van a estar perdidos. Tampoco estoy diciendo que el estado deba ocuparse de nosotros, pero no hacérnosla difícil.

En diversas entrevistas has comentado ser una persona tímida respecto a lo que se aprecia en tus diversas actuaciones. ¿La actuación te ayudó con tu personalidad cohibida o tímida?

No sabría decirte. Yo hablaba con un actor mayor hace un tiempo, y me decía que le parecía una tontería que a los chicos tímidos los metieran a talleres de teatro con la creencia que así se iban a desenvolver, pero honestamente yo no estoy de acuerdo ni en desacuerdo. Tal vez el teatro, en mi caso, sí me ayudo, no a ser más desenvuelto, pero sí me dio cierta seguridad con respecto a mi vida. Yo estaba un poco perdido sobre a qué dedicarme y de pronto el teatro me ancló a algo. Y eso me dio más seguridad de saber dónde estaba parado y probablemente ahí ya desarrollé ciertas habilidades, pero eso pudo haber sucedido con cualquier cosa. Pude haber sido un gran jugador de básquet o administrador y darme seguridad. O sea encontrar lo que me gustaba  y poder dedicarme a eso me dio la seguridad para desenvolverme mejor socialmente, no necesariamente por ser actuación y sea una ‘‘cosa extrovertida’’ me ha ayudado a ser extrovertido en mi vida diaria, simplemente poder encontrarme y ser feliz en mi profesión. Probablemente eso me ha ayudado a ser feliz en otros aspectos de mi vida.

¿Qué significado tiene para ti Los Cinéfilos? Una de las series por internet más vistas y la cual fue base para el inicio de las series web en el Perú.

Es un proyecto al cual yo le tengo muchísimo cariño. Todo ese equipo es muy unido. Gonzalo, Bruno, Guillermo, toda la gente del Sr. Z. Se armó un grupo muy bonito, es un proyecto de cariño que empezó siendo ideas de hagamos algo a ver que sale. Y terminó teniendo  seis temporadas y fanáticos. Nos agarró de sorpresa y creo que esos son los proyectos más bonitos, los que no te embarcas en ellos para decir: “Con esta la vamos a romper, o vamos a ganar un montón de plata”. Esto fue hecho con la idea de hacer algo divertido, mostro y en la que coordinábamos los tiempos libres, lo hicimos y de pronto tuvo un éxito inesperado.

¿A cuál personaje que has interpretado le guardas más cariño?

Bueno yo recuerdo especialmente los personajes que más me han costado. Por ejemplo el de A ver, un aplauso donde hacía de un payaso callejero, era una tragicomedia. Tenía partes graciosas pero terminaba en un drama muy fuerte y me costó mucho ese personaje. Luego cuando hice Volpone en el teatro Británico donde yo tenía 23 o 24 años, y me llamaron para interpretar a un personaje que tenía más de treinta años que era un tipo celoso, violento, materialista, codicioso, impulsivo, nada racional. Nada que ver con lo que soy yo. Y me costó mucho ya que tenía que tener un peso especial. La actriz que hacía de mi esposa me llevaba casi 10 años y tenía que parecer que yo era mayor que ella. Y tenía que haber toda una construcción física y vocal que me costó, y encima de todo tenía que armar este personaje y ser además gracioso y lo logré. Por eso recuerdo ese personaje con mucho cariño.

En unos minutos estas por salir a escena con la obra Peter Pan, ¿hay algo que más te guste de tu personaje?

Me gusta jugar con los personajes, Garfio es un tipo cruel y me gusta jugar a la crueldad. Como es para niños no  lo hago como un desgraciado que haga llorar a los niños, sino le pongo algo de fragilidad. Me gustan los villanos “tontos”, con los cuales tu puedes simpatizar, por ejemplo, el coyote de El correcaminos. ¿A quién le cae el correcaminos? A nadie. Todos amamos al Coyote y él es el malo. Pero a todos nos da pena al final. Lo que yo he tratado de ponerle al Capitán Garfio es que pueda generar empatía en las personas, no decir que es malo porque sí, sino demostrar lo que está detrás de todo su personaje. Peter Pan le cortó la mano, tampoco es tan bacán y él quiere vengarse, además que él, como los niños perdidos cuando ven a Wendy, también quiere quedarse con ella para que sea la mamá de los piratas, para que sea la representación de esa madre que no tuvo. Al final, de alguna manera también es un niño perdido, porque es adulto y un pirata, pero por dentro es un niño perdido, entonces tiene algo similar con Peter Pan.

“El capitán Garfio es adulto y un pirata, pero por dentro es un niño perdido”

¿Cuáles son tus siguientes proyectos?

Tengo algunos aún no muy concretos. Uno que sí tenemos definido es Oh por Dios. Estrenamos el año pasado, este año tuvimos una temporada exitosa también y el próximo año queremos volver a hacerlo. Se va a estrenar El Soñador de Adrián Saba, también estoy en Ceviche de tiburón. Hay 3 películas mías por estrenarse y tengo otros proyectos en teatro para el próximo año y bueno, con Hamlet y Peter Pan nos vamos hasta diciembre.

EL DATO: Peter Pan va los sábados y domingos a las 4 p. m. en el teatro del Centro Cultural de la Universidad del Pacífico (jr. Sánchez Cerro 2121-Jesús María) hasta el 11 de diciembre.

Lo más leído

Subir