Columnas

“Maus, una historieta demasiado humana”, por Jesús Santivañez

Creado por Art Spiegelman, este libro marca un antes y un después en el género de las novelas gráficas. La edición de Reservoir Books (manufacturada con materiales comprometidos con el medioambiente) reúne la traducción al español de las dos partes de la narración: Mi padre sangra historia & Y aquí empezaron mis problemas, originalmente publicadas por entregas entre los años de 1980 – 1991 en la revista vanguardista de culto, Raw.

Ambientada en dos tiempos literarios, establece comunicación entre los trágicos acontecimientos acaecidos durante la II Guerra Mundial y sus repercusiones actuales, a través del diálogo entre dos generaciones, padre e hijo, y el desvelamiento y la cura de sus respectivos traumas acarreados por lo sucedido en una época tan oscura de nuestra historia. Los personajes principales son Vladek, sobreviviente al holocausto judío, y su hijo Artie, quien es dibujante de historietas.

El contenido de esta obra de arte está ilustrado en su totalidad en blanco y negro y los personajes que desfilan en sus acciones presentan formas zoológicas humanizadas. Artie (el alter ego del autor) va indagando a través de las conversaciones con su padre la manera en que este pudo sobrevivir a la tiranía xenofóbica del gran holocausto, figurada en una cacería sanguinaria de gatos (nazis) quienes buscan exterminar a los ratones (judíos) por creerlos inferiores a ellos.

Artie sumergido y sorprendido ante las narraciones periódicas de Vladek, muy inspirado construye una historieta que llega a tener una gran acogida comercial, dado que presenta muchísima acción apoyada sobre datos históricos de primera fuente, novedosas viñetas y técnicas narrativas atractivas para el género y sobre todo, es muy humana y por eso a más de uno le llega a calar en las fibras del corazón y del sentimiento.

Sin embargo, Artie en el proceso de la creación artística va descubriendo que él, aunque no haya participado de la II Guerra Mundial, también es una víctima más de sus barbaridades. Su hermano mayor murió en ese contexto y su madre nunca pudo recuperarse de aquel gran dolor y por ello fue presa del suicidio. Su padre, aunque ahora asentado de manera solvente en Estados Unidos, se ha convertido en un hombre hosco y tacaño y discrimina a los afroamericanos. Así que Artie desde pequeño tuvo que asumir la carga insalvable de ser hijo único y en su condición también de sobreviviente encontró en la creación de dibujos sombríos, de manera inconsciente, una forma de exorcizar sus demonios.  Queda como evidencia de ello, la muñeca rusa que presenta este libro, una historieta dentro de la novela mayor, la cual con diferente estilo pone en evidencia los traumas que sufre el autor: Prisionero del planeta infierno.

Aunque Maus nace con la idea de relatar la sobrevivencia de Vladek, a medida que los hechos se van desarrollando, va adquiriendo nuevos matices, patentes en vasos comunicantes que abundan en esta obra, los cuales son sutiles guiños de complicidad con el lector. Aunque los personajes sean solo dibujos que representan animales, no son simples funnies como priman en el mercado occidental, (léase Mickey, Pato Donald, El conejo de la suerte, Loquillo, entre otros)  y su intención no es solamente la de entretener, sino también la de educar y concientizar acerca de todos los efectos negativos que una guerra acarrea y por ello, no volver a repetirla.

Es por eso que el libro Maus está considerado como un hito en el mundo del género gráfico, ya que logra este hermoso cometido, el presentar de forma crítica el problema de la guerra y del racismo.

La manera de acceder a él es muy sencilla, solo dejarse llevar por la ficción y entender que muchas veces, lo que aparentemente es superficial, no lo es. Que lo que parece ser solo simples dibujitos entretenidos, esconden en realidad la esencia de lo humano. Al mejor estilo de Fedro y Esopo, pero reinventado a nuevos lectores, quienes no solo gozan de la palabra escrita sino también de las imágenes que las acompañan, eso sí, en un novedoso despliegue de humanidad que rezuma talento, compromiso y denuncia en demasía.

Lo más leído

Subir