Café Society

[OPINIÓN] “Paloma Reyes de Sá y el AMOR”, por Federico Abrill

Paloma Reyes de Sá

PALOMA REYES DE SÁ Y EL AMOR

El miércoles vi “Mi Querida Neurosis”, espectáculo unipersonal de clown de Fiorella Kollman dirigido por Paloma Reyes de Sá. El primer impulso fue hablar sobre mi experiencia. Pero poco a poco, algo que tenía oculto en mí comenzó a salir. Y como siempre digo en mis clases: “Hay que escribir desde el corazón, desde el cerebró ya se escribió bastante”. Entonces salió esto. Una carta. Para Paloma, mi maestra y directora.

Querida Paloma Reyes de Sá:

Vi el miércoles “Neurosis”.  La amé. Eso ya lo sabes. Eres una maestra. En todo sentido. Pero justificaré la palabra maestra con esta siguiente carta. Porque las cartas creo que nos unen y te quiero dar una.

Te cuento qué he aprendido de ti este año. Lo primero, he aprendido que las cosas se hacen con amor. Mucho amor. Amor por lo que haces. Amor por tus compañeros. Amor por el sueño que se construye juntos. No importa cuánta técnica, cuánta experiencia o cuánto nombre tengas… sin amor no hay nada que se pueda crear  y que con el tiempo crezca tanto que llegue a las nubes.

También aprendí que hay que entregarse. No importa lo que suceda antes. Si el Metropolitano estuvo lleno, si el dinero no alcanza, si la vida no es lo que uno quiere… cuando uno se para en ese escenario negro, se da todo. Sin pensar si tendrá éxito. Sin pensar si funcionará. Sin pensar y punto. Y confiar que quien te mira estará allí para recibir todo eso con amor.

Aprendí también que hay que ser como uno. Verte siempre me hace sentir seguro que debo mostrarme tal cual soy. No sé por qué. Quizás porque cuando te vi haciendo tu carta de amor traspasaste mi corazón y nunca me pude sacar eso de la cabeza. Curiosamente años después, tú me ayudaste hacer la mía. Una muy a mi estilo. Una que me liberó.  Y luego nos dimos cuenta que nos liberó a los dos.

Aprendí de generosidad. Cada vez que hacía mi pequeño número, te miraba a lo lejos. Y estabas tú. Mirándome con amor. Con entrega. Yo estaba en el aire, sin alas, sin artificios y tú estabas allí, abajo con los brazos abiertos.  “Cae, yo te sostengo”.

Les pedí a mis compañeros de escena que me digan cosas lindas para decirte. Pensando que las mías no iban a ser suficientes para remarcar todo lo que he aprendido. Todo lo que me has ayudado a mostrar. Pero los imbéciles no me creen y no me han mandado nada. Pero me has enseñado que conmigo basta. Que soy suficiente. Que cuando es honesto, no importa si está completo o incompleto. Que cuando se hace con amor, todo tiene sentido.

En este mundo tan duro, tan crítico, tan patriarcal, en este mundo que te dice cómo tienes que hacer las cosas, que juzga el error, que te impone estructuras de creación. En este mundo que te dice que está mal ser sensible, que no te puedes tropezar, que no puedes andar con los pasadores desamarrados. En este mundo donde todos piensan qué vende, qué da plata, qué puede hacer uno para ser más importante. Ser mejor que el otro. Ser superior. En este mundo, Paloma Reyes de Sá brillas. Y haces que yo brille. Y haces que los imbéciles de mis compañeros también.

Espero podamos encontrarnos pronto. Espero puedas hacerme caer. Espero me puedas sostener muchas veces más. Espero ver más cosas tuyas. Y espero ver cómo cambias el mundo. Con amor.

 

Eternamente tuyx.

Yo.

 

Lo más leído

Subir