Columnas

[OPINIÓN] “¿Somos vanguardistas o premodernos?”, por Leonel Silva

“(…), es a la pintura de costumbres del presente a la que quiero dedicarme hoy. El pasado es interesante no sólo por la belleza que han sabido extraerle los artistas para quienes era el presente, sino también como pasado, por su valor histórico. Lo mismo pasa con el presente. El placer que obtenemos de la representación del presente se debe no solamente a la belleza de la que puede estar revestido, sino también a su cualidad esencial de presente.” (1863) BAUDELAIRE, Charles: El pintor de la vida moderna

El Arte como repuesta a la pregunta por el sentido del ser en el mundo actual.

Inmersos en una incertidumbre de estímulos equívocos y señales de advertencia de un incremento del caos, despertamos cada mañana, cual kafkianos personajes; si bien no convertidos en repulsivos insectos, si involucrados en complicados procesos que denotan un perverso sentido del juicio, el cual evoluciona hacia una crueldad y sinsentido teatrales.

Y, sin embargo, toda esa carga de memoria que se hace presente, como señala nuestro admirado poeta francés, vale precisamente no sólo por su novedad que nos ilustra, sino como documento que deja constancia de lo vivido. Todavía está cercana en nuestra memoria, la época de la violencia y los disturbios; todavía, la corrupción intenta enseñorearse y dirigir los actos de nuestra colectividad: y si careciésemos de memoria y conciencia, ¡hace tiempo que nuestra rebeldía habría sido anulada! Pero existen el arte y la literatura, la crítica y la filosofía, elementos que nos permiten respirar y salvar nuestras vidas.

Debemos estar agradecidos por poseer un legado cultural que es objeto de estudio multidisciplinario (arqueología, antropología, historia, sociología, etc.) pues ese legado es la base teórica de nuestro inconformismo contra la mediocridad de un presente insípido y descolorido. Recordemos que nuestro consumo del arte, sea cuando vamos a una galería; a un museo; a un cine-club o cuando en la privacía de nuestro hogar apreciamos una película o un grabado o un catálogo de pintores de nuestro gusto, estamos entrando en sintonía con un nivel distinto de la realidad, aquel nivel que nos acerca en espíritu e intelecto a otros seres que en el pasado, en el presente y en el futuro, poseen la misma inquietud por la cultura, la crítica y la reflexión.

Lo más leído

Subir