Columnas

“Sin spoilers”, por Federico Abrill

SIN SPOILERS

Existen dos tipos de personas. Los que pueden aguantar domingo a domingo para ver Juego de Tronos y los que no. Hace dos semanas el episodio 5 se filtró en internet antes del estreno oficial en HBO y a inicios de esta el episodio 6 fue colgado en España por error. Este escrito no tiene SPOILERS.

Lo gracioso fue que una amiga cuelga el link para ver el episodio 6 y sus contactos comienzan a decir que no se haga eso, que espere el domingo y la acompañe en su decisión de no ver nada filtrado. Y sin querer nace una pregunta: ¿Por qué tendría que esperar a ver un episodio si no quiero?

Claro, es un episodio “ilegal” en el sentido de que está disponible gracias al error de un practicante de HBO España pero está allí, afuera. Yo lo vi. No lo podía evitar. Fue una decisión impulsiva. Ya sé lo que pasa. Es más, ya sé algo del final. Lo que pasa es que unas escenas se filtraron hace un buen tiempo a internet y son similares a las que van pasando en la serie, lo cual significa que las escenas correspondientes al capítulo 7 son realmente verídicas (salvo que HBO haya preparado una trampa para los ansiosos como yo).

Lo que me parece gracioso -más que la decisión de tomar una decisión correcta- es la necesidad de validar una decisión propia a través del otro. Amo los spoilers. Lo siento. Yo veo una película luego de leer críticas, resúmenes y datos curiosos. Prendo la película y me entrego por completo. Esa es mi experiencia.

Sin embargo, también respeto a aquellos que prefieren entrar en la nada. Sin menor idea de lo que está pasando. Dejarse sorprender por completo. Eso es admirable.

Vivimos en una sociedad que de alguna manera cada vez está generando más pensamiento individual. Los estándares de una persona ya no dependen de una agrupación política y religiosa. Hoy somos una mezcla de todo. Cada ser humano es un universo. Y Juego de Tronos presenta una estructura tan amplia y con tantas lecturas que es perfecta para nuestro momento.

Pero no creo que sea necesario advertir a nadie de que su experiencia será mejor o peor si no sigue una norma. Sea correcto o incorrecto, es su forma de aproximarse a su serie favorita. Y de pronto, una breve conversación de Facebook se vuelve un reflejo de nuestra sociedad. Y una serie fantástica puede ser una metáfora al amor, la política, entre otras cosas.

Así que déjame vivir mi experiencia. Yo no te contaré como acaba la temporada.

Lo más leído

Subir